Meditaciones

Darle valor al dolor

Darle valor al dolor, a nuestros miedos y angustias, y hacer sonreír a Dios, es fundamentalmente hacerle un favor a nuestra alma, que purificada avanzará por esta vida con mayor sabiduría.
(ver artículo)

El grito de Dios

Cuando vemos el gesto de un hijo o una hija que nos sorprende con un signo de madurez, no podemos dejar de emocionarnos hasta las lágrimas mientras nuestro corazón exclama en un grito ¡ese es mi hijo! (ver artículo)

El Bien y el mal

¿Puede, en esta batalla, caer el hombre en el mal absoluto? El hombre tiene siempre a su disposición una puerta de salida, por Misericordia Divina, que puede tomar o no, esa es su opción. (ver artículo)