Meditaciones

El grito de Dios

Cuando vemos el gesto de un hijo o una hija que nos sorprende con un signo de madurez, no podemos dejar de emocionarnos hasta las lágrimas mientras nuestro corazón exclama en un grito ¡ese es mi hijo! (ver artículo)

La añadidura

Jesús nos dio una fórmula infalible para alcanzar la felicidad, y sin embargo qué poco sabemos o qué poco uso hacemos de ella. ¿Qué cuál es esa fórmula?
(ver artículo)

Santa ignorancia

Como está dicho en la parábola de los talentos, quien más recibe, más debe rendir ante el Patrón. A quien menos se da, en cambio, menos se pide.
(ver artículo)

El humor de Dios

¿Es el buen humor del agrado de Dios? ¡Por supuesto que lo es! Y hay muchos modos de corroborarlo. Y los santos cuanta cercanía con el Señor se puede lograr teniendo un alma plena de humor sano. (ver artículo)

La entrega

Es Dios el que establece los modos, los tiempos y las circunstancias que rodean nuestras horas de prueba, y Gracia. Y la entrega a la Voluntad del Maestro, del Señor, es nuestro consejo de vida. (ver artículo)