Libros

Muchos textos y libros católicos se encuentras disponibles para el público, para nuestro crecimiento espiritual. Conocer a Dios es un paso necesario para amarlo más intensamente, y la lectura espiritual es un paso fundamental en nuestro crecimiento. La lectura de las cosas del Señor es abrirse a la contemplación y la oración

La enfermedad de la Broncemia

Con gran humor, este médico argentino nos da una conferencia sobre la peor de las vanidades: la vanidad intelectual. Si bien este hombre habla respecto de la profesion médica, creo que es aplicable lo que dice a cualquier disciplina, y tambien a las (ver artículo)

Diario de Conchita de Garabandal

La aparicion de la Virgen en San Sebastian de Garabandal se vincula a Fatima, porque alli dijo la Virgen a los pastorcitos: "Adios, hasta San Sebastian en España" Conchita Gonzales es la vidente más relevante de Garabandal, y su diario nos permite (ver artículo)

San Juan Bosco – sueños profeticos

153 Sueños Proféticos de San Juan Bosco Muchos conocemos de los sueños proféticos deDon Bosco, particularmente aquel famoso en que una nave maravillosa era acosada por multitudes de naves pequeñas. Ese sueño representaba el ataque que iba a sufrir (ver artículo)

Del Sinaí al Calvario – Catalina Rivas

Jesús inspira a Catalina a escribir este libro donde se relata el profundo sentido de las últimas palabras de Jesús en el Gólgota Los cristianos conocemos el Evangelio. Sin embargo, no todos lo viven ni lo comprenden en su completadimensión y por (ver artículo)

Santa Teresa de Avila – sus obras

Santa Teresa de Jesús - Teresa de Ávila Reina del Cielo tiene el honor de presentarles un portal pleno de libros electrónicos sobre la obra de Teresa, unido a un hermoso trabajo sobre su obra, epoca, legado. Santa Teresa de Avila, Doctora de la (ver artículo)

Infancia de Jesús, libro de Benedicto XVI

Finalmente puedo entregar en las manos de los lectores el pequeño libro desde hace largo tiempo prometido sobre los relatos de la infancia de Jesús. No se trata de un tercer volumen, sino de una especie de pequeña “sala de ingreso” a los dos precedentes (ver artículo)