Novena del Divino Niño Jesús

 

Primer día

Oración para pedir las gracias que se necesitan.

A ti, que nunca fuiste invocado en vano. Tu poder es tan grande que lo que dices y ordenas se hace y se cumple. Confiando plenamente en ti te pido la gracia de tener unida a mi familia con el mayor amor que solo se puede esperar de ti, porque tú, amadísimo Jesús, siempre eres mi protector, me libras de las penas que sufro en lo mas profundo de mi alma, por eso te entrego a tus divinos pies mis angustias, tristeza, amargura y dolor para que tu, Divino Niño Jesús, las resuelvas de acuerdo a tu divina Voluntad y mientras tanto yo cumplo tus mandamientos y todo aquello que te agrada. Tengo plena confianza en que nada dejarás de hacer a favor de los afligidos que te imploran. Con la mayor humildad me postro a tus pies y te pido piedad hacia las súplicas y lágrimas que te presento, cúbreme con tu misericordia y bendíceme. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Segundo día

Oración por los matrimonios

Amado Niño Jesús: Con la intercesión de la Virgen Maria, de los ángeles, de los santos y las benditas ánimas del Purgatorio, te pido que concedas a los recién casados y a todos los matrimonios, especialmente los de mi familia, el don de ofrecer sus vidas a Dios y hacer siempre tu divina Voluntad, que diariamente estén unidos en amor y que el trípode que forman contigo jamás se debilite y nunca se rompa para que juntos lleguen a la ancianidad hasta que la muerte los separe. Bendícelos, Niño Jesús, proveeles de ingresos suficientes para cubrir sus necesidades y puedan ayudar a sus semejantes, elimina los obstáculos que puedan presentarse y envíales los frutos que esperan de su unión por los deseos de Dios, para la expansión de la raza humana. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Tercer día

Oración pidiendo un corazón de niño

Niño JesúsDivino Niño Jesús: Con la intercesión de tu Santísima Madre, de los ángeles, de los santos, de la Madre Maria de San José, del Santo Padre Pio, del Papa bueno San Juan XXIII, de Santa Teresa de Jesús, del Siervo de Dios José Gregorio Hernández y de las benditas ánimas del Purgatorio, te pido, amadisimo Niño Jesús, que me conserves un corazón de niño, puro y transparente como el agua, concédeme un corazón sencillo que no saboree tristeza, un corazón generoso y fiel que tenga presente el bien que se desprenda de rencores por el mal. Dame, Niño Jesús, un corazón indomable, grande y fuerte, al que no canse indiferencia alguna. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Cuarto día

Oración pidiendo la virtud de la Prudencia

Querido Niño Jesús: San Basilio nos dice: “Un hombre falto de prudencia es semejante a un navio sin piloto, que es llevado de acá para allá, como juguete de los vientos… “ y Seneca nos dijo una gran verdad. “El que no sabe callar, no sabe hablar”, y esto me pasa a diario porque actúo demasiado pronto, sin reflexionar. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Quinto día

Oración pidiendo el amor de Dios y del prójimo

Excelso Niño Jesús, tu misericordia Jesús, no tiene límites porque eres clemente, benévolo, agradable, generoso, deseoso de proporcionarme tu amor porque tú, Divino Niño, no apartaras de mi tu amor, ya que soy hijo de Dios que, aunque mal me comporté, tú iras más allá de lo que espero, más allá de mi desviación. Jesús, ¡Que admirable es tu Nombre en toda mi vida! Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Sexto día

Oración suplicando la satisfacción de necesidades de mis hijos

María y el Niño DiosDivino Niño: De rodillas frente a tu bella imagen vengo a suplicarte que permitas que te adore, te ore, te ame y te pido la satisfacción de las necesidades de mis hijos, que jamás queden sin cupo en las instituciones educativas, que siempre te amen con el corazón, que asistan a las misas dominicales, que se acerquen a la reconciliación contigo y logren la absolución de sus pecados, cumplan tus mandamientos, Señor, y con sus responsabilidades en los planteles donde cursan estudios para su formación. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Séptimo día

Oración pidiendo que reine el amor, la paz y la bondad

Adorado Jesús mio: Fuiste ungido por Dios Padre para que fueras el Salvador del mundo, tÚ eres el autor y consumador de la fe, tú eres, Señor, el enviado del Padre, “Tú eres el hijo del hombre que ha venido no para ser servido sino para servir, y para dar tu vida como rescate por la multitud” (Mt 20, 28). Tu muerte, Señor, aniquiló a la muerte misma y te hace ser Dios manifestado en nosotros, en Jesús muerto y resucitado y, en tal sentido, nos dice San Pablo: “No habéis recibido el espíritu de siervos para recaer en el temor, antes habéis recibido el Espíritu de filiación, por el que clamamos: ¡Abba!, es decir: ¡Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios y, si hijos, también herederos de Cristo, supuesto que padezcamos con El para ser con El glorificados”. (Rom 8, 15ss, Gal 4, 5ss).

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Octavo día

Oración pidiendo Justicia con misericordia, y la sanación de toda enfermedad física, mental o espiritual

Jesús en vos confíoDivino Niño Jesús: Tú eres fuente de justicia que nos proporciona a cada uno lo que conviene, acorde con la fidelidad a las gracias recibidas, pero como te he fallado tanto en mi vida te pido que tu justicia la ejerzas desde tu misericordia para que me llegue suavizada, aunque tu esperabas otro comportamiento de mi parte. Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

Noveno día

Oración suplicando el Don del Perdón y Bendiciones

Divino Niño Jesús: ¡Que difícil es perdonar, sobre todo cuando todavía mi corazón sangra, está lastimado y siente amargura! ¡Dame la Gracia del perdón! Amén.

Oración final para todos los días

Bendito Jesús: Tú me dices: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, por eso vengo a pedirte con fe: ………………………..
Divino Niño Jesús pastorcito de mi alma, amor mio, mi hermoso Niño, te amo con todas las fuerzas de mi alma, pero deseo hacerlo más profundamente, permíteme adorarte humildemente, arrepintiéndome de mis pecados. Sé, Divino Niño Jesús, que tú estas conmigo, por eso nada me falta, tú me conduces por las tranquilas aguas que reparan mis fuerzas y se que por honor a tu Nombre me guías por buen camino, nada temo, aunque camine por sendas oscuras porque tu vas conmigo, tu bondad, tu misericordia y tu amor me acompañaran todos los días de mi vida. Divino Niño de mi alma: Tuya es mi alma, pues me redimiste en la cruz con el precio de tu preciosísima Sangre, te proclamo mi Salvador, mi Rey, mi Redentor, mi Creador, mi Amigo, mi Soberano. Espero, Señor, tu amor eterno, tu santa bendición, me libras de todo mal y salves mi alma.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.