Meditaciones

La escalera de Romeo

Por un momento pensemos en la Presencia Eucarística de Jesús: El está allí, llamándonos desde Su Verdadero Cuerpo y Sangre. Sin embargo nosotros, ¿cuántas veces lo olvidamos...? (ver artículo)

¿Qué buscamos?

Buscamos permanente, aunque aveces no sabemos bien qué buscar. Nos perdemos en los laberintos del mundo, confundidos y somos incapaces de comprender cuál es el sentido de nuestra propia existencia... (ver artículo)

El grito de Dios

Cuando vemos el gesto de un hijo o una hija que nos sorprende con un signo de madurez, no podemos dejar de emocionarnos hasta las lágrimas mientras nuestro corazón exclama en un grito ¡ese es mi hijo! (ver artículo)

El humor de Dios

¿Es el buen humor del agrado de Dios? ¡Por supuesto que lo es! Y hay muchos modos de corroborarlo. Y los santos cuanta cercanía con el Señor se puede lograr teniendo un alma plena de humor sano. (ver artículo)