Santoral

Santos de la Iglesia Católica

Santa Elena, reina

Santa Elena (ft img)
En Roma, en la vía Labicana, santa Elena, madre del emperador Constantino, que tuvo un interés singular en ayudar a los pobres y acudía a la iglesia piadosamente confundida entre los fieles. Habiendo peregrinado a Jerusalén para descubrir los lugares (ver artículo)

Santa Clara de Asís

Clara de Asís (ft img)
Clara significa: "vida transparente" "El amor que no puede sufrir no es digno de ese nombre" -Santa Clara. De sus cartas: Atiende a la pobreza, la humildad y la caridad de Cristo Clara nació en Asís, Italia, en 1193. Su padre, Favarone Offeduccio, (ver artículo)

Santo Domingo de Guzman

Santo Domingo y el rosario (ft img)
La Madre de Dios, en persona, le enseñó a Sto. Domingo a rezar el rosario en el año 1208 y le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe. (ver artículo)

San Enrique

San Enrique (ft img)
San Enrique nace en Baviera el año 973, es descendiente de Otón el Grande y de Carlomagno. Nació en el castillo de su padre, el duque de Baviera, junto al río Danubio. En su juventud vive junto a los monjes del monasterio benedictino de Hildesheim. (ver artículo)

Santa María Micaela

Santa María Micaela (ft img)
Esta mujer heroica que nació en Madrid España en 1809, tuvo que pasar por situaciones verdaderamente amargas, antes de llegar a la santidad. Era todavía muy joven cuando murió su madre. Su padre murió también inesperadamente. Su hermano Luis pereció (ver artículo)

San Juan XXIII, el Papa bueno

San Juan XXIII (ft img)
En Roma, Italia, San Juan XXIII, Papa, cuya vida y actividad estuvieron llenas de una singular humanidad. Se esforzó en manifestar la caridad cristiana hacia todos y trabajó por la unión fraterna de los pueblos. Solícito por la eficacia pastoral de (ver artículo)

San Justino, mártir

San Justino martir (ft img)
San Justino, mártir, que, como filósofo, siguió íntegramente la auténtica sabiduría conocida en la verdad de Cristo, la cual confirmó con sus costumbres, enseñando lo que afirmaba y defendiéndola con sus escritos. Al presentar al emperador Marco (ver artículo)