Santoral

Santos de la Iglesia Católica

San Antonio Abad

San Antonio Abad
Memoria de san Antonio, abad, que, habiendo perdido a sus padres, distribuyó todos sus bienes entre los pobres siguiendo la indicación evangélica y se retiró a la soledad de la Tebaida, en Egipto, donde llevó una vida ascética. Trabajó para reforzar (ver artículo)

Santos Inocentes

Santos Inocentes (ft img)
La consulta bien intencionada de aquellos Magos que llegaron de Oriente al rey fue el detonante del espectáculo dantesco que organizó la crueldad aberrante de Herodes a raíz del nacimiento de Jesús. Habían perdido el brillo celeste que les guiaba, (ver artículo)

Santa Bibiana/Viviana, mártir

(c) Hartlepool Museums and Heritage Service; Supplied by The Public Catalogue Foundation
En Roma, santa Bibiana, mártir, a quien el papa san Simplicio dedicó una basílica en el Esquilino. Etimología: Bibiana = "aquella que vive", es de origen latino. Ya se menciona en el Liber Pontificalis el culto a la mártir Bibiana cuando se afirma (ver artículo)

San Francisco Javier

San Francisco Javier (ft img)
San Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, nacido en Navarra. Fue uno de los primeros compañeros de san Ignacio que, movido por el ardor de difundir el Evangelio, anunció diligentemente a Cristo a innumerables (ver artículo)

Santa Catalina de Alejandría

Santa Catalina de Alejandría
"¡Señor Jesús, te suplico me escuches, a mí y a cuantos a la hora de su muerte, recordando mi martirio, invoquen tu nombre!", dijo Santa Catalina de Alejandría antes de morir y después de convertir a muchos eruditos romanos, según señala la tradición. Esta (ver artículo)

San Martín de Tours

San Martín de Tours (ft img)
Obispo conocido también como San Martín Caballero Martín de Tours es uno de aquellos hombres que han hecho hablar de sí a muchas generaciones, por haber sido protagonista de episodios aptos para despertar la fantasía popular. Es frecuente la narración (ver artículo)

San Martín de Porres

San Martín de Porres (Ft Img)
Religioso dominico peruano El racismo, esa distinción que hacemos los hombres distinguiendo a nuestros semejantes por el color de la piel, es algo tan sinsentido como distinguirlos por la estatura o por el volumen de la masa muscular. Y lo peor no es (ver artículo)