Un rincón de Madrid tan milagroso como Lourdes

Sor Juana de la Cruz (ft img)

La escritora María Vallejo Nágera, autora de best sellers como Un mensajero en la noche, Cielo e infierno: las verdades de Dios o De María a María, vuelve a la carga con una nueva novela que trata un hecho histórico que ocurrió en España, que concitó el interés de Reyes y Papas y que cayó en el olvido durante siglos hasta casi la actualidad.

Se trata de Niña Juana, y presenta a sor Juana de la Cruz, a la que Tirso de Molina llamaba “la Santa Juana”, así como el misterio de Cubas de la Sagra. En este lugar se apareció la Virgen, de ello hay numerosos documentos, y fue también el hogar de esta religiosa de clausura, mística y protagonista de grandes milagros.

Unas aparaciones como las de Lourdes pero cuatro siglos antes

Las apariciones de la Virgen a una niña pobre llamada Inés que criaba cerdos y que comenzaron en 1449 se asemejan a las de Lourdes o La Salette, pero cuatro siglos antes y en la pequeña localidad madrileña de Cubas de la Sagra. Estos hechos, completamente documentados, no pueden separarse de sor Juana, un personaje a la que la autora compara con el Padre Pío por sus virtudes como la bilocación, los estigmas,sus experiencias místicas y milagros.

María Vallejo Nágera nos cuenta:

“Esta novela ha sido un regalo de Dios, No conocía para nada esta historia. Una mujer que no conocía entró en mi web hace diez años y me dijo que había un lugar como Lourdes en Madrid. Me resultó extraño, pero me pudo la curiosidad”.

novela niña juanaY este fue el germen de su nueva novela. Relata que fue “la primera sorprendida con esta historia” y que ha estado diez años investigando en los que “me fui a las actas y encontré mucha documentación legal aceptada por Roma”. “Que ni siquiera los madrileños sepamos de este lugar da mucha pena”, afirma con tristeza.

Con las apariciones a la niña Inés comenzó la historia que acabó llevándola a sor Juana. Esta religiosa era uno de los personajes más conocidos de su época. Nació en 1481 y pasó más de 38 años en el convento. Ello no impidió para que fuera visitada y consultada por reyes como Fernando el Católico o el emperador Carlos V, princesas, grandes personajes de la nobleza como Gonzalo Fernández de Córdoba, o cardenales, siendo el gran Cisneros su gran protector.

¿Qué tenía de especial esta monja?

Pero, ¿qué tenía de especial esta humilde monja encerrada en un convento de un pequeño pueblo? María Vallejo Nágera afirma que gracias a su investigación ha podido saber que fue responsable de miles de milagros, tanto en vida como tras su muerte, estando ellos muy documentados.

Sor Juana de la Cruz impulsó como monasterio el lugar en el que se habían producido las apariciones décadas antes y de las que existen incluso las actas y se puede conocer al detalle el contenido del mensaje de la Virgen a la niña Inés.

Sor Juana tuvo experiencias místicas y sufrió los estigmas de Jesús

Cubas de la SagraLos historiadores afirman que “se sabe más sobre las apariciones de Cubas de la Sagra que casi sobre cualquier otro episodio semejante en España hasta el siglo XVII, por haberse conservado una copia de las investigaciones de las visiones y declaraciones tomadas sobre las subsiguientes curaciones milagrosas”.

La autora de Niña Juana cuenta uno de estos milagros para mostrar las virtudes de sor Juana de la Cruz, cuyo proceso de beatificación reabrió el Papa Francisco en 2015.

“Me sorprendió que tuviera el don de bilocación. Hay una escena, documentada, en la que en el Palacio Real una amiga de la reina estaba muy enferma y toda la familia la rodeaba esperando que falleciera. Abrió los ojos y dijo que en la sala estaba su amiga sor Juana pero todos pensaron que estaba delirando. Se cuenta que sor Juana tocó el pecho a esta mujer y entonces se curó de la neumonía. Todos los médicos quedaron asombradísimos y ella explicó que la monja estaba allí. Rápidamente, familiares y amigos acudieron al convento de Cubas de la Sagra y cuando sor Juana les vio sonrió y les explicó esa misma escena”.

Cómo cayó en el olvido

Este es sólo un ejemplo de las virtudes de esta monja que murió en olor a santidad en 1534. Su cuerpo quedó incorrupto y la Santa Sede abrió el proceso canónico en 1621. Antes de morir fue investigada por la Inquisición y por el cardenal Cisneros, que acabó siendo su protector. En 1664 los procuradores de la causa propusieron su culto favorable. Pero de repente el proceso se quedó estacancado por el extravío y destrucción de muchos documentos.

Para María Vallejo Nágera, la interrupción del proceso de canonización de sor Juana y el desconocimiento que existe de este santuario situado a poco más de 30 kilómetros de Madrid va unido. “El demonio odia este sitio, ha habido muchas guerras en este lugar, las monjas han sido torturadas y asesinadas. Su odio contra este lugar es enorme y eso que fue protegido por reyes, nobles y papas”, cuenta la autora del libro.

El odio hacia este santuario

Durante la Guerra de Independencia, los soldados de Napoleón arrasaron el monasterio de Cubas de la Sagra, profanaron el cuerpo de sor Juana y se llevaron el arca de plata que conteía sus restos. Un siglo después durante la guerra civil antes de que llegaran los milicianos lograron esconder tras un muro los restos de la religiosa junto a varias de sus reliquias. Todas las religiosas fueron asesinadas y el convento incendiado con el cuerpo de Juana y los documentos que quedaban dentro.

María Vallejo Nágera se ha estado documentando durante diez años

Un proceso reabierto por el Papa Francisco

Sin embargo, una copia se guardaba en El Escorial y un historiador la halló en 1980 y fue a partir de este momento cuando comenzó el proceso para reabrir la causa de sor Juana de la Cruz y de recordar los milagros de Cubas de la Sagra. Pero aún faltaba un hecho extraordinario más. El cuerpo de la religiosa seguía sin aparecer hasta que en 1990 la abadesa del convento siguió el rastro de olor a flores que percibía y que la llevó finalmente ante los restos de sor Juana de la Cruz. Ahora los escasos restos que encontraron se encuentran en una urna de plata.

María Vallejo-Nágera (ft img)María Vallejo Nágera ha elaborado Niña Juana presentando este misterioso y todavía desconocido lugar y a su protagonista a través de una trama policial de ficción en la que una mujer pide socorro a una tía suya religiosa y es así como le descubre el relato Juana de Cubas de la Sagra.

_________________
Fuente: Religión en Libertad