Rita Sberna confiesa su cambio en Mejugorje

Rita Sberna (ft img)

Rita Sberna, con casi 30 años de edad, ya ha publicado dos libros, presentado y participado en varios programas de televisión y radio de carácter nacional como Tele 5, la Rai o TV2000 en Italia. Es además una importante bloguera católica a través de su página personal y en Cristiani Today. Y toda eta actividad la ha conseguido gracias a su fe, y con la cual se ha convertido en una evangelizadora incansable.

Esta siciliana vivió una experiencia que le cambiaría para siempre su forma de afrontar la vida durante una peregrinación a Medjugorje.

“María es la que nos lleva a Jesús”

Rita Sberna 2“Debo decir que cuando era niña no entendía mucho la figura de María. Empecé a enamorarme de la Madre de Dios, alrededor de los 15-16 años. Fue algo gradual: primero leí algunos libros sobre ella y en 2009 fui a Medjugorje. Desde entonces, establecí una relación verdaderamente filial con ella. Entendí que no podemos ser cristianos si no somos marianos: María es la que nos lleva a Jesús. María se ha convertido en una figura fundamental en mi vida: cuando tengo que elegir o hacer algo importante, siempre rezo a Nuestra Señora. Ya no renuncio a la oración del Rosario. Se ha convertido en mi guía y mi ejemplo de vida”, afirmaba en una entrevista en la agencia Zenit.

En 2013 publicó su primer libro Medjugorje, el amor de María, una autobiografía en la que describió su peregrinación a este lugar mariano y los cambios que produjo en su vida. Y este pasado 2017 ha publicado El valor de tener fe, una serie de entrevistas a personajes conocidos pero también a personas anónimas que “tienen en común el encuentro con la fe a través de experiencias como la droga, la cárcel, pero que también comparten el amor por María”.

“En Medjugorje, mi vida cambió”

En una reciente entrevista con La Fede Quotidiana explica la importancia que para su vida ha tenido Medjugorje, y por tanto la Virgen María. Explica que “en ese lugar redescubrí la fe y el verdadero valor de los sacramentos, como la confesión y la comunión. Allí me di cuenta de que cada uno de nosotros tiene una verdadera madre en el cielo que nos ama, que es la madre de Dios pero también es nuestra madre”.

Además, Rita Sberna añade que “en Medjugorje mi vida cambió, mi forma de relacionarme conmigo misma y con los demás ha experimentado cambios importantes. Allí , sentí el verdadero abrazo de María, que aún continúa acompañándome en mi vida diaria”.

La presencia de la Virgen en las conversiones

Todo su trabajo y su esfuerzo está ahora puesto en la evangelización y en este aspecto mostrar al mundo la conversión de otros es de gran ayuda. “Cuando hay una conversión, casi siempre está la mano de María. Ella es nuestra Madre, por lo tanto, lo que hace es llevar a sus hijos a Jesús”.

Rita cuenta que en estos testimonios suele escuchar “historias en las que Nuestra Señora siempre llamó a estas personas a la conversión, luego a la Iglesia y los sacramentos, en el camino hacia Jesús. Muchas historias están relacionadas con Medjugorje, Lourdes o Fátima, pero también he visto muchas historias de conversión que tuvieron lugar en otros lugares, donde Nuestra Señora se convirtió en la portavoz de este amor”.

Entre las personas a las que ha entrevistado asegura que le llamó mucho la atención la actriz de los años 70 Paola Senatore, que ha pasado en su vida por la droga o la cárcel y que estando en prisión tuvo un encuentro con Jesucristo, “transformando una vida de excesos en una vida de amor”.

Misa, oración y Rosario

Bloguera católica, escritora, presentadora… Para ella “es un “verdadero orgullo porque para muchos tal vez lo que hago es un trabajo” pero asegura que ella lo considera una “verdadera misión y vocación”. “Lo hago con mucho amor, me gusta escribir sobre Dios, me gusta ser un instrumento y un canal para dar voz a los que como yo, han conocido a Dios en su vida y quieren dar testimonio. Le agradezco a Dios por hacerme partícipe de ello”.

Rita asegura que sólo puede hacer lo que hace alimentando ella previamente su fe. “En mi vida diaria, la oración personal, el Santo Rosario y, sobre todo, la Santa Misa no deben faltar. Son estas cosas preciosas las que me nutren y me dan la fuerza para escribir la verdad”.

___________________
Fuente: Religión en Libertad