Las obras de Dios

Cruz Iglesia (ft img)

Por siglos y siglos las obras de Dios se han esparcido por el mundo en medio de una vasta mayoría de gente que no las considera ni apoya, o ni siquiera les presta la más mínima atención. Sin embargo, en forma consistente se van imponiendo y creciendo hasta ser reconocidas y apoyadas por multitudes de almas devotas y seguidoras.

¿Cuál es la regla que las guía, el secreto o misterio que las sostiene? En realidad, ninguna obra de Dios ha crecido sin soportar enorme cantidad de adversidades. Muchas veces se producen crisis que amenazan destruirlas, o situaciones que parecen terminales e imposibles de superar. E incluso se generan naufragios que las reducen en tamaño, hasta casi extinguirlas. Sin embargo, pasadas las décadas o hasta los siglos, la brasa encendida se sostiene y sostiene, hasta arder nuevamente en el momento oportuno para que la llama renovada surja en la oscuridad circundante.

Las obras de Dios tienen dos columnas de sostén: un plano humano y un costado espiritual. El lado humano se construye desde personas, almas que luchan contra toda adversidad, con la perseverancia y la fortaleza necesarias para no dejarse derrotar. Almas que no preguntan, que no quieren saber el por qué de las cosas de Dios, simplemente se sostienen y buscan hacer su parte en el Plan de Dios. Sin estas almas las obras de Dios no podrían avanzar ni sostenerse. Son personas pequeñas, o grandes, almas consagradas o laicos, hombres o mujeres, adultos o jóvenes, nada especial los distingue salvo esa fe y capacidad de concentrarse en lo que consideran su misión de vida.

Espíritu Santo (2)En el legado de toda orden religiosa o movimiento laico se encuentran relatos de estas almas, gentes de todos los continentes y culturas. Sus nombres son a veces conocidos, o en muchas otras oportunidades se esconden en la noche del recuerdo, sin que nadie sepa de su heroísmo. Almas que casi siempre son perseguidas o negadas por el mundo, incomprendidas y calificadas de extrañas, equivocadas, o hasta alteradas en su razón. ¿Acaso fueron comprendidas Sor Faustina, o Santa Catalina Laboure, o el pobre Cura de Ars? Y estos son sólo algunos ejemplos de los más conocidos, sin tratar de nombrar a aquellos que lucharon por defender una obra sin que sepamos de ellos. ¿Quiénes fueron los que, a través de los siglos, lucharon por la causa de reconocimiento a San Juan Diego, o quienes trabajaron para defender la proclamación de los Dogmas que la Iglesia incorpora como pilar de nuestra fe? ¿Quiénes lucharon por el Dogma de la Inmaculada Concepción, o de la Asunción? No lo sabemos, simplemente, pero allí estuvieron.

Pero también existe otro aspecto de las obras de Dios, columna vertebral que las sostiene, y es el costado espiritual sin el que ninguna obra se mantiene. Y éste es, simplemente, Dios. Cuando una obra titubea, aparece Dios sosteniéndola, ya sea iluminando a las almas, o haciendo los milagros necesarios para confirmar que El sí está presente. En muchas oportunidades el hombre no comprende o niega la esencia de una obra, pero la Presencia del milagro es tan evidente que, ¿cómo negarlo? Sin embargo, la presencia del Espíritu de Dios se manifiesta de otro modo también tangible, e innegable. Son las conversiones, la vuelta a los Sacramentos, las vocaciones religiosas y la santidad. Esta es la prueba más irrefutable de la Presencia de Dios en una iniciativa humana.

Una forma confiable de ver si una obra es realmente de Dios es dejar que el tiempo la someta a prueba: si algo es de Dios, se sostendrá. Se mantendrá pese a innumerables adversidades y ataques del mundo, titubeando por momentos, firme en otros. Pero siempre adelante y dejando frutos de conversión en el camino. Si una obra no es de Dios, caerá. Caerá porque las almas no tendrán la perseverancia ni la fortaleza, porque no es sincero el sentimiento que las impulsa. Y caerá porque Dios no las estará apoyando con Sus inspiraciones y ayudas. Será, simplemente, algo pasajero.

Cuando la oscuridad o los contratiempos amenazan una obra de Dios, es momento de no desfallecer, de no perder la esperanza. La fortaleza en la fe nos hará seguir, seguros de que Dios limpiará nuestros caminos para seguir obrando. Siempre debemos recordar que una obra de Dios no es un concurso de popularidad. Jesús no participó en un concurso de popularidad dos mil años atrás en Palestina, de hecho no terminó en la Cruz por culpa de una falta de popularidad. La Resurrección fue la prueba de que lo que El nos trajo es Eterno, regalo para toda la eternidad. Del mismo modo, las obras verdaderas sufrirán su cruz, y sobrevivirán, gloriosas, una vez más.