Entrevista a la vidente de la Virgen en Bélgica

Virgen del Corazón de Oro - Cielo (ft img)

15 años después de Fátima, La Virgen se apareció a cinco niños en Beauraing, Bélgica, entre ellos estaba Gilberte Degeimbre. Estas apariciones, junto con las de la cercana ciudad de Banneaux, prepararon el camino para los mensajes
Marianos de Ámsterdam.

Había terminado la Primera Guerra Mundial y el mundo entero pasaba por la Gran Depresión. Poco podían imaginarse que pronto vendría otra guerra peor. Este fue el marco histórico de la visita de Nuestra Madre que nunca esta lejos de los que sufren y que quiere prepararnos para que seamos capaces de vencer las adversidades y llegar al cielo.

Beauraing era y sigue siendo una humilde aldea en el sudoeste de Bélgica, a unas 4 millas de la frontera con Francia. En la época de la aparición de Nuestra Señora, la población era de solo unos 2,000 habitantes. También allí se sufrían los estragos de la Gran Depresión, pero lo sobrellevaban mejor por ser gente sencilla y cercana al campo.

Desde el 29 de noviembre del 1932 hasta el 3 de enero del 1933, La Virgen María se apareció casi todos los días a cinco niños. A veces venía varias veces al día, de manera que hubo un total 33 apariciones.

El contenido del mensaje fue muy breve, dos o tres palabras, pero fuerte. Algunos trataron de añadir, pero los niños se mantuvieron firmes al mensaje.

Los mensajes de la Virgen

El 21 de diciembre Nuestra Señora se dio a conocer a los niños:
“Yo soy la Virgen Inmaculada”.

La Virgen se hizo ver con su corazón resplandeciente y dorado.
El 3 de enero La Virgen dijo a Andree:
“¡Soy la Madre de Dios, La Reina del Cielo. Reza siempre!”

Finalmente le dijo a Fernande:
—¿Amas a mi Hijo?
—¡Sí!- exclamó la niña.
—¿Me amas a mí?
—¡0h, sí!.
—Entonces sacrifícate por mí.

Mira la entrevista a Gilberte, una de las niñas que vio a la Virgen María.

Las apariciones de la Virgen en Beauraing y Banneaux ocurrieron dentro de un período de seis semanas y ambas están aprobadas por la Santa Sede. Ámsterdam tiene la aprobación de su obispo

___________
Fuente: Corazones.org