Consagración de los médicos al Corazón de María


FlorOh, Corazón Inmaculado de María, camino seguro al Corazón de Cristo, madre y maestra del corazón humano, modelo de servicio incondicional.
Tu Corazón Materno es nuestro hogar, nuestra escuela y nuestro refugio.
A tu Inmaculado Corazón, Oh Santísima Madre, deseo consagrar toda mi vida, mi corazón y mi profesión médica. Todo lo que soy y todo lo que tengo, es tuyo, Oh Madre.

Deseo ser y pertenecer totalmente a tu Corazón
Que crezca en comunión con Cristo a través de tu Corazón, que aprenda el camino de la santidad, de la madurez de vida y  testimonio cristiano, guiado a través de tu formación materna.
Que sea protegido de todas las tentaciones al egoísmo y al orgullo, para crecer en total disponibilidad al servicio de Cristo, de su Reino y de toda la humanidad, especialmente a los que sufren enfermedad y son confiados bajo mi cuidado profesional.

FlorCondúceme, Oh Inmaculado Corazón hacia la perfecta comunión de amor y
dedicación al Corazón de tu Hijo.
Me entrego y consagro a tu Corazón Inmaculado, santuario de amor y vida,
lleno de gracia y luz, verdad y santidad.
Que en tu Corazón sea protegido de las fuerzas del mal, de la mentalidad del mundo y de las atracciones e ilusiones de mi carne, para poder ser un instrumento útil a tu Inmaculado Corazón para la sanación y restauración de muchos corazones y de muchas vidas.

Me dispongo a ser totalmente tuyo, todo lo que soy y todo lo que tengo es tuyo,
Oh Madre. Guarda y defiende lo que es tuyo, Oh Madre del Amor, Oh Corazón Inmaculado.

FlorTe pido, Madre Santísima, que tu Corazón siempre triunfe en el mío, en todas las inclinaciones de mi corazón y en todas mis opciones. Triunfa  en  mí  y a través de mi y de mi profesión médica. Triunfa en cada persona que  estará bajo mi cuidado y en todas las Instituciones en que prestaré servicio. Triunfa en la Iglesia, triunfa en el mundo.
Que mi vida y mi profesión estén al servicio del Triunfo de tu Inmaculado Corazón
y de la cultura de la vida.

A través de este acto de consagración total de mi vida, mi persona y profesión, me dispongo libre y totalmente a estar al servicio de Cristo y de la humanidad,
a través de tu Corazón Inmaculado y Materno.
Totus Tuus!


 

13 DE MAYO, 2011

Fiesta de Nuestra Señora de Fátima

30 Aniversario desde que el B. Juan Pablo II, derramara su sangre en la Plaza de San Pedro y su vida fuese preservada por la mediación materna de María y la dedicación de los profesionales médicos.

__________
Fuente: Corazones.org